Durante el verano las horas de juego al aire libre no solo traen diversión, sino también el riesgo de insolaciones y quemaduras solares.

Por ello, te dejamos algunos consejos para evitar que la piel de los más pequeños sea maltratada por los rayos del sol y, en caso de una insolación, ofrecer los cuidados necesarios para una rápida curación.

protector-solar

  • Protector solar correcto: Opta por uno que tenga factor de protección solar de, como mínimo, 50. Prefiere aquellos a prueba de agua, diseñados especialmente para niños y que sean de “amplio espectro” - protegen contra la radiación ultravioleta B y la radiación ultravioleta A-. Una buena opción son los filtros “físicos”, hechos en base a óxido de zinc, dióxido de titanio, entre otros componentes naturales. A diferencia de los “químicos” evitan posibles alergias o reacciones, aunque tienen en contra el color blanco con el que tiñen nuestra piel.

siempre-cubiertos

  • Siempre cubiertos: Siempre cubiertos: Los pequeños deben usar siempre sombreros y lentes de sol. Para la playa puedes optar por polos y gorros con protección UV. En el caso de la ciudad, por ejemplo, un día de parque, vestir ropa ligera- así sea manga larga –de algodón y colores claros es fundamental. Sin embargo, si no tomaste estas precauciones, y tu pequeño sufrió las inclemencias del sol, la dermatóloga pediatra Nancy Grández Benavides nos da algunas recomendaciones.

  • Coloca compresas de agua fría : La piel del niño ha sido maltratada y necesita ser refrescada. Remoja una toalla pequeña en agua fría y colócala sobre la piel irritada durante varios minutos. No pongas hielo directo sobre la piel, esto puede empeorar el malestar.

protector-solar

  • Aplica geles de manzanilla y aloe: Los geles de manzanilla y aloe vera tienen propiedades antiinflamatorias. Estos te ayudarán a calmar el ardor y el dolor en la piel. Aplica el gel cinco o seis veces al día, hasta que veas una mejora.

  • Opta por darle un analgésico: Si el dolor y la picazón es mucho, puedes calmar el malestar temporalmente dándole un analgésico. Se recomienda usar los que contengan Lidocaína para evitar reacciones alérgicas.

  • Usa jabones humectantes y cremas hidratantes: Los jabones humectantes son perfectos para combatir la resequedad. Además, después de cada baño, aplícale crema hidratante. De esta manera la piel de tu pequeño se recuperará más rápido y por completo.

    protector-solar

  • Una opinión médica es fundamental: Después de auxiliar al pequeño con estos remedios caseros, es importante llevarlo al doctor. Algunas veces las quemaduras pueden ser más graves de lo que aparentan, se pueden infectar y el niño necesitará tratamiento y medicación.


La prevención es fundamental para evitar la insolación en los niños. Recuerda que, ante esta situación, contar con un seguro de salud te ayudará afrontar cualquier atención adicional que tu familia pueda requerir.

Si estás interesado en adquirir un seguro de salud, te invitamos a conocer más sobre las alternativas que Pacífico Seguros tiene para ti.