Durante el verano disfrutamos del sol en muchos lugares: descansando frente al mar, realizando actividades deportivas o simplemente divirtiéndonos en un parque con la familia. Sin embargo, exponernos por mucho tiempo, incluso en días nublados, puede convertir un agradable momento en algo perjudicial para nuestra salud.

Los rayos UV son una radiación electromagnética que son parte de la energía que emite el sol. Estos se dividen en tres tipos: UVA, UVB y UVC, siendo los dos primeros los que tienen alcance sobre nuestros cuerpos. Y, aunque contribuyen a la producción de vitamina D, en exceso ocasiona daños muy severos en nuestros cuerpos. Aquí te decimos cuáles son:

  • La aparición de quemaduras e inflamaciones en la piel son comunes cuando pasamos mucho tiempo bajo el sol, lo que comúnmente conocemos como insolación. Eso provoca que la piel se torne escamosa y, a los pocos días, se desprenda. En casos más graves, ocasiona fiebre y escalofríos.

siempre-cubiertos

  • La sequedad en la piel es una consecuencia de los rayos UV. Se muestra a través de la aparición de arrugas, pecas, manchas y cambios de pigmentación. Si observas algunos de estos indicios, es importante acudir al dermatólogo para combatir el envejecimiento acelerado de la piel.

  • Ocurren, asimismo, severos daños en el ADN de las células, generando, entre otras enfermedades, cáncer a la piel. De acuerdo con la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer, cada año se presentan cerca de 1,200 casos en nuestro país, siendo el 80% de ellos generados por la sobreexposición acumulativa sin protección a los rayos ultravioletas.

protector-solar

  • El sistema inmunológico también se ve afectado. Entre las enfermedades más comunes se encuentran males gastrointestinales y herpes simple labial.

  • Si se les expone por mucho tiempo al sol, nuestros ojos también pueden sufrir daños. La radiación solar puede ocasionar un leve enrojecimiento en la vista, conjuntivitis, cataratas y un deterioro avanzado de las córneas.

Entre los consejos que brinda la Organización Mundial de la Salud está el evitar exponerse al sol en horas centrarles del día (entre 10 am y 4 pm), utilizar un buen bloqueador solar, usar objetos que protejan nuestra piel (como lentes o gorras) y revisar el índice UV diario que hay en la ciudad.


Recuerda que para enfrentar estos síntomas es fundamental prevenir y contar con un buen seguro de salud. Te sentirás mucho más tranquilo y protegido.

Si estás interesada en adquirir un seguro de salud, te invitamos a conocer más sobre las alternativas que Pacífico Seguros tiene para ti.